Actividades con distanciamiento y sin contacto: así serían los primeros movimientos Fuente: LA NACION – Crédito: Daniel Jayo

Con la propagación del

coronavirus

reducida en la mayor parte del territorio nacional, y con las medidas de confinamiento impuestas por el Gobierno en proceso de progresiva apertura en buena parte del país,

la Unión Argentina de Rugby (UAR)

elaboró un protocolo para el retorno a los entrenamientos, condicionado naturalmente a las disposiciones gubernamentales de cada provincia y municipio.















































Con la mayoría del país en la Fase 4 de la cuarentena, y en la espera de un nuevo anuncio presidencial este fin de semana, cuando finaliza la restricción establecida dos semanas atrás, la posibilidad de retomar la actividad rugbística en el seno de los clubes es una chance concreta. Para ello, la UAR estableció una serie de lineamientos a los que todos los involucrados y las instalaciones deben adecuarse.
































Cabe puntualizar, además, que

en esta instancia no está contemplado el contacto físico y se exige el uso del barbijo en todo momento y un distanciamiento mínimo de dos metros entre las personas,

por lo que todavía dista de ser un entrenamiento de rugby real. Pero sí es un paso muy importante para empezar a moverse después de más de dos meses de parálisis en un deporte que es muy demandante físicamente en todos los niveles.




















No obstante, persisten fuera de este contexto las poblaciones más importantes y donde el rugby tiene mayor penetración. La Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense están, al contrario que el resto del país, en aumento exponencial de casos. Córdoba vivió un rebrote en las últimas semanas. En Rosario, la situación parece bajo control con cinco contagios en 20 días, pero el encierro continúa. En Tucumán, que suma 10 días sin infectados nuevos, la Unión se reunía este jueves para analizar las alternativas que entraña habilitar la vuelta a los clubes.





Las situaciones de contacto deberán esperar Fuente: LA NACION – Crédito: Daniel Jayo

















El escenario en Buenos Aires hace complicado el regreso a los entrenamientos de los jugadores del seleccionado argentino,

máxime cuando no hay competencia en el horizonte. La ventana de julio fue recientemente cancelada y el Rugby Championship está en el limbo en tanto las fronteras de los países involucrados se mantengan cerradas, como es el caso hoy en día.











Así y todo, está latente la posibilidad de que el

Rugby Championship

se juegue en un solo país (Australia o Nueva Zelanda, presumiblemente, dada su bajísima tasa de contagio), y si eso ocurriera

los Pumas

se verían en desventaja por la falta de competencia.

En Nueva Zelanda

ya está en marcha un

Súper Rugby reducido

con las cinco franquicias locales que comienza el 13 de junio y hay planes avanzados para que ocurra lo propio en Australia, donde ya retomaron los entrenamientos, con fecha estimada de inicio para el 4 de julio. La intención de hacer lo propio en Sudáfrica parece hoy más lejano luego de que se disparara el contagio en los últimos 15 días. De cualquier manera, los casos de Nueva Zelanda y Australia, así como el regreso de la Bundesliga, servirán de guía para el regreso de la competencia en los demás países.


Cabe preguntarse si, anticipándose a una posible vuelta de la competencia internacional, y en caso de que se habilite la práctica del rugby en algunas provincias que cuenten con el aval gubernamental y ajustándose al protocolo, los jugadores del seleccionado puedan retomar los ensayos en alguna localidad del interior.

Demandaría una logística compleja y onerosa, pero no imposible,

y reduciría la brecha que se va a generar respecto de los países que ya retomaron la actividad. Hasta que no haya información concreta respecto del calendario internacional, no obstante, parece difícil.











En la capital la cosa está brava y es muy difícil que se retomen las actividades, pero en el interior de la provincia capaz puedan comenzar en breve

Félix Páez Molina, presidente de la Unión Cordobesa




Mismo en el interior, más allá de que se haya logrado «aplanar la curva», como dicen los especialistas, la situación varía provincia por provincia y ciudad por ciudad en función del criterio de cada gobierno. En Córdoba, por ejemplo, donde la situación dista de estar controlada, ya dieron los primeros pasos para el retorno de la actividad. «Desde la unión ya le enviamos a la Agencia Córdoba Deportes un protocolo propio», dijo a

LA NACION

el presidente de la Unión Cordobesa,

Félix Páez Molina.

«Si nos autorizan, comenzamos con lo propuesto. En principio en la capital la cosa está brava y es muy difícil que se retomen las actividades, pero en el interior de la provincia capaz puedan comenzar en breve.»











En Tucumán, otro de los principales centros rugbísticos del país, ya llevan 10 días sin nuevos infectados, pero el regreso del rugby parece aún más lejano. «Independientemente del protocolo de la UAR y del que ya teníamos elaborado nosotros hace 30 días, la apertura en Tucumán depende de una decisión sanitaria y política», explicó

Héctor Corbalán Costilla,

presidente de la unión tucumana. «Primero se tendrían que habilitar las actividades más sencillas, como salir a correr o a andar en bicicleta. Nuestro querido deporte está en el último escalón, ya que el nivel de contacto es altísimo. Estamos en diálogo diario con el COE provincial [Comité Operativo de Emergencia], haciendo un seguimiento de la evolución de la situación.»



Lo que marca el protocolo

«Este protocolo está basado en los documentos distribuidos por

World Rugby

sobre el regreso al juego en este contexto de Covid 19 y las recomendaciones brindadas por el Ministerio de Salud de la Nación», expresó

Marcelo Saco,

Director Nacional Médico de la UAR, a través de un comunicado. «Las guías fueron muy bien recibidas por parte de las uniones provinciales, que estarán encargadas de hacer cumplir el protocolo a los clubes, una vez que estén en condiciones de poder retornar a la actividad, según las normativas nacionales, provinciales y municipales».





Por ahora no podrá haber contacto físico
Por ahora no podrá haber contacto físico Crédito: Flickr Jaguares

El protocolo funciona como una guía con recomendaciones tendientes a minimizar al extremo los riesgos de contagio. Apunta tanto al cuidado de las personas involucradas como a las instalaciones que se utilizaren, e incluso a la modalidad de traslado hacia las mismas. Su aplicación no es para nada sencilla.


En primer lugar, dicta la creación de un referente por unión, responsable de implementar los lineamientos que recibe de la autoridad sanitaria, comunicarlo e implementarlo en a los clubes.


Entre los requerimientos para jugadores, entrenadores, personal del club y cualquier persona involucrada, entre otras medidas el protocolo establece:


  • Que no hayan tenido ningún síntoma relacionado con el Covid-19 ni hayan estado en contacto con infectados en los 14 días inmediatamente anteriores.

  • Examen diario, utilización del barbijo durante toda su estada en las instalaciones, adhesión a las reglas de higiene y distanciamiento social mínimo de dos metros.

  • Evitar el contacto físico, por lo que inicialmente sólo se pueden realizar entrenamientos individuales o en grupos reducidos con distancia y sin contacto.

  • Grupos de entrenamiento serán de tamaño reducido y que las actividades se realicen al actividades al aire libre.

Respecto de las instalaciones, dispone la limpieza diaria según los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la suspensión del uso de vestuarios y duchas. Además, aconseja que el traslado se realice en auto particular.









ADEMÁS









Fuente de la Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here