POR PAULA ROSAS

La circulación del nuevo coronavirus se ralentiza en Francia y el número de pacientes ingresados en cuidados intensivos, indicador de la presión que sufren los hospitales, ha descendido un 24% en solo una semana, hasta los 1.745. La desescalada, y el retorno lento y progresivo hasta la normalidad, ha provocado una avalancha de peticiones para realizarse los tests serológicos que indican si se ha pasado el Covid-19.

Cada vez son más los franceses que quieren saber si han estado en contacto con el virus y si han generado anticuerpos, pese a que las autoridades advierten de que un resultado positivo no garantiza que se hayan adquirido, ya que aún quedan muchos interrogantes abiertos sobre la respuesta inmunitaria al Covid-19. Desde que este tipo de test están disponibles, algunos laboratorios han visto cómo hasta el 40% de los pacientes que reciben piden este tipo de prueba, incluso sin haber sido prescrita por un médico, según ‘Le Monde’.

También ha despegado desde el inicio de la desescalada el uso de las bicicletas en las ciudades francesas. Según las asociaciones francesas, su uso se ha disparado un 44% durante la primera semana de desconfinamiento, y no solo en las horas punta, como solía ser la norma antes del encierro, sino que se aprecia un aumento del pedaleo a lo largo de toda la jornada y especialmente los fines de semana, tal y como han medido 182 contadores distribuidos por toda Francia.

Directo | Así avanza la lucha contra el coronavirus

Rusia

Moscú levantará a partir del lunes algunas restricciones

 POR rafael m. mañueco

POR rafael m. mañueco

Siendo todavía el foco principal de la pandemia en Rusia y habiendo permitido solamente el funcionamiento de la industria y la obras de construcción de edificios desde el pasado día 12 de mayo, Moscú acomete a partir del lunes una nueva suavización de las restricciones vinculadas a la Covid-19.

Reanudarán su actividad los Centros Multifuncionales de Servicios Estatales (MFTs en sus siglas en ruso) para la tramitación de una gran gama de gestiones oficiales y volverá a ser posible el alquiler de vehículos de uso compartido (car sharing). Así lo anunció ayer el alcalde de la capital, Serguéi Sobianin, tras firmar la correspondiente orden.

Según sus palabras, se trata de «la primera etapa en la flexibilización de las restricciones» debidas a la pandemia. «Un relanzamiento gradual de la economía de la ciudad», añadió Sobianin en el comunicado difundido a través de su página web. Se informa que serán abiertas en concreto un total de 88 oficinas de servicios públicos desperdigas por toda la ciudad, «no todas las existentes, pero sí las ubicadas en los distritos más densamente poblados (…) con acceso a 150 servicios diferentes, aquellos que no pueden ser tramitados online». Hará falta cita previa y será obligatorio acudir con mascarilla y guantes.

También se reiniciará el uso compartido de coches con la condición de que el alquiler se extienda por un periodo mínimo de cinco días y siempre y cuando el interesado disponga del salvoconducto QR que habilita a moverse por la capital a quienes hayan obtenido permiso por trabajo, acudan al médico o sean militares, jueces, notarios y periodistas.

Esta leve desescalada, según el alcalde, es posible gracias a que en la capital están descendiendo los contagios, los hospitales han dejado de estar saturados y la cifra de dados de alta supera a los nuevos ingresos. Lo cierto es que el desplazamiento de todas estas categorías de ciudadanos está llevando a que en Moscú vuelvan a formarse atascos a determinadas horas del día. Y ello pese a que siguen sin funcionar los restaurantes, hoteles, museos, grandes superficies comerciales, teatros, cines, centros de ocio en general y las tiendas, salvo las de alimentación y las farmacias. En la capital rusa el número total de infectados se acerca a los 160.000 y el de fallecidos ronda los 1.900. En el conjunto de Rusia se registran más de 325.000 contagios desde el inicio de la epidemia y unos 3.200 decesos.

Alemania

Los Cinco Sabios cuentan con un «retroceso histórico» de la economía alemana

 POR JUAN CARLOS BARRENA

POR JUAN CARLOS BARRENA

Uno de los programas para la reconstrucción de la economía europea tras la pandemia de coronavirus dotado con más de 100.000 millones de euros tendrá como objetivo acelerar la reforma ecológica de la industria del automóvil y a la vez fomentar el transporte por ferrocarril. Solo al desarrollo de motores sin emisiones contaminantes serán destinados entre 40.000 y 60.000 millones de euros, según planes de la Comisión Europea que revelan los diarios del grupo alemán Funke. El plan incluye la construcción de dos millones de puntos de carga para vehículos eléctricos y un paquete de inversiones en el sector ferroviario de 40.000 millones de euros con el fin de crear corredores estratégicos.

Los llamados Cinco Sabios, asesores del gobierno alemán en materia económica, han advertido al ejecutivo de Berlín contra la aprobación de prima alguna para la compra de automóviles o cualquier otro tipo de ayuda específica para el sector en esta crisis. Este tipo de productos no harían sino reafirmar las estructuras existentes sin conseguir efectos coyunturales, señalan los expertos en el diario Süddeutsche Zeitung. En cambio proponen ayudas y concesiones fiscales para aquellas empresas que en los últimos años lograron beneficios y que ahora esperan pérdidas por la pandemia. Igualmente aconsejan rebajar los costes energéticos para las empresas y los hogares privados reduciendo las tasas públicas y fomentar las inversiones públicas y privadas en sectores como la educación y las infraestructuras de transporte. Los Cinco Sabios cuentan con un «retroceso histórico» de la economía alemana en 2020 y señalan que, pese a las amplias medidas de rescate aprobadas por Berlín, son muchas las empresas en peligro de insolvencia.

Berlineses tomando el sol
Berlineses tomando el sol / EFE

El ministro federal de Sanidad, Jens Spahn, ha acusado a la opositora y ultranacionalista Alternativa para Alemania (AfD) de «fomentar un ambiente destructivo» en la crisis del coronavirus. «La AfD que ahora trata de negar el peligro del virus es la misma AfD que hace poco reclamaba severas medidas para combatirlo», declara Spahn en el rotativo Die Welt, en el que afirma que «el objetivo de la dirección de AfD no es aportar soluciones en una situación de crisis nacional, sino única y exclusivamente hacer agitación destructiva».

El presidente del Consejo Central de los Musulmanes en Alemania (ZMD), Aiman Mazyek, ha advertido contra una apertura de las mezquitas en este país para grandes celebraciones con motivo de las festividades del fin del ramadán este domingo. «Quien se deje llevar por la idea romántica de que todo es como siempre, se equivoca», afirma Mazyek en declaraciones al Servicio de Prensa Evangélico (epd). No habrá normalidad por ahora en las comunidades de las mezquitas alemanas, asegura el presidente del ZMD, quien subraya que se están discutiendo aún como consensuar las medidas de higiene y de distanciamiento físico con las prácticas religiosas. Aunque reconoce que algunas mezquitas practican de nuevo la oración de los viernes y que otras tienen previstas fiestas en círculos reducidos con motivo del fin del ramadán, subraya que su institución aconseja renunciar a todo oficio religioso hasta el final de mayo de manera preventiva. Desde el pasado 9 de mayo están permitidos los actos religiosos en las mezquitas alemanas bajo estrictas medidas de higiene. «Pero observamos que muchos creyentes se muestran reservados en lo que se refiere a acudir a las mezquitas y son muy precavidos», celebra Mazyek.

El primer ministro del estado federado alemán de Sajonia, Michael Kretschmer, ha rechazado enérgicamente la iniciativa de su colega de Baviera, Markus Söder, de emitir vales promocionales para que la población haga sus vacaciones veraniegas en territorio alemán. La situación por la crisis del coronavirus «es tan grave y sensible que deberíamos concentrarnos en las cosas absolutamente necesaria», afirma Kretschmer en los diario del grupo Funke, en los que subraya que el uso de dinero público para la emisión de ese tipo de bonos no figura entre las prioridades del país. El jefe del gobierno de Sajonia defiende en cambio ampliar las ayudas para la gastronomía y la hostelería con medidas como la reducción temporal del IVA para las bebidas o de manera general para el sector.

Reino Unido

Cambio de origen en la inmigración a Reino Unido desde 2016

 POR iñigo gurruchaga

POR iñigo gurruchaga

En los doce meses anteriores a la consulta que dio, en junio de 2016, la victoria al Brexit, llegaron a Reino Unido con ánimo de quedarse 296.000 ciudadanos de países de la Unión Europea(UE) y se marcharon 95.000. En 2019, llegaron 196.000 y se fueron 147.000. La inmigración comunitaria neta fue el pasado año de 49.000. La diferencia entre llegadas y salidas de ciudadanos de países que no pertenecen a la UE fue de 282.000.

El descenso entre comunitarios que llegan a Reino Unido por razones de trabajo es del 60% desde 2016. El año pasado llegaron 76.000 por ese motivo. Mientras tanto, el Ministerio de Interior dio 193.000 visados con derecho a buscar empleo. Indios, nigerianos, y filipinos fueron los más favorecidos, y también las nacionalidades de origen que más han aumentado en la plantilla del Servicio Nacional de Salud.

La afluencia de estudiantes asiáticos es un factor importante en el cambio registrado por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). El número de estudiantes de la UE se mantiene estable- 42.000 el curso pasado- pero el de los procedentes de China, India y otros países asiáticos llegó a 149.000. El Ministerio de Interior ha advertido de una caída fuerte en marzo en la solicitud de visados por estudiantes chinos, en la primera señal del efecto que la pandemia puede tener en las pautas de inmigración este año.

Fuente de la Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here